Archivo de etiquetas Liderazgo

PorJosé Villarroel

Seis Pasos para Tomar Decisiones

Tomar una decisión es una de las acciones más difíciles a las que nos enfrentamos. Para muchas personas tomar una decisión, por muy irrelevante que sea puede ser complicado, decidirse por una opción implica renunciar a la otra, y como normalmente las dos opciones tienen cosas buenas, esto es lo que complica el proceso de tomar decisiones.
¿Qué podemos hacer para escoger la mejor opción en nuestra vida personal, laboral o de negocios?  He aquí un modelo para optimizar la toma de decisiones en seis pasos:

1. Reconozca la necesidad de tomar una decisión
El primer paso requiere del reconocimiento de que es necesario tomar una decisión. Que existe un problema que quiere resolver, un resultado deseado, una meta que alcanzar.

 2. Identifique los criterios para la toma de decisiones
Una vez que un individuo ha determinado la necesidad de una decisión, se deben identificar los criterios que tendrán importancia para la toma de decisiones.  Es decir, cuáles son las condiciones mínimas que debe cumplir la opción a tomar para resolver su necesidad.  Por ejemplo, si quiere comprar un automóvil, especificar la marca, color, precio y detalles  que tendría que tener  el vehículo para considerarlo una opción.
Este segundo paso es importante porque identifica sólo aquellos criterios que quien toma las decisiones considera apropiados.

3. Pondere los criterios
No todos los criterios enumerados en el paso anterior tienen la misma importancia. Por tanto, es necesario ponderar los factores del paso 2, a fin de asignar prioridades en la decisión.
Todos los criterios son adecuados, pero algunos lo son más que otros. ¿Cómo pondera los criterios el que toma las decisiones? Un enfoque sencillo sería simplemente asignarle al criterio más importante un número, digamos 10 y luego asignar valores a partir de esta norma al resto de los criterios para indicar el grado relativo de su importancia.

4. Desarrolle las alternativas
El cuarto paso requiere que el que toma las decisiones haga una lista de todas las alternativas viables que pueden tener éxito para resolver el problema. En este paso no se hace ningún intento de evaluar las alternativas, sólo se enumeran.

5. Evalúe las alternativas
Una vez que se han identificado las alternativas, el que toma las decisiones debe evaluar con ojo crítico cada una de ellas.Resaltar los puntos fuertes y débiles de cada alternativa cuando se comparen contra los criterios y valores establecidos en los pasos 2 y 3. La evaluación de cada alternativa se efectúa comparándola contra los criterios de evaluación.

6. Selección de la mejor alternativa
El último paso en el modelo para optimizar la toma de decisiones es la selección de la mejor alternativa entre las que se han enumerado y evaluado. Puesto que lo mejor se define en términos de la calificación total más alta, la selección es muy sencilla. Quien toma las decisiones simplemente elige la alternativa que ha alcanzado la calificación total más alta en el paso 5.
Saludos
José Villarroel Coach Organizacional

PorJosé Villarroel

Afile su mente

El líder es una persona que se preocupa por su formación, por estar al día, por conocer a fondo su negocio, por estar al tanto de las últimas técnicas de dirección.

  • El líder es una persona con inquietud intelectual.
  • El líder debe estar abierto también al aprendizaje de otras personas, especialmente de los miembros de su equipo.
  • Es una gran equivocación pensar que el líder no debe pedir consejos a un subordinado temiendo que ello le lleve a perder autoridad. Todo lo contrario, la humildad del líder le hace crecer ante los ojos de su equipo y le ayuda a ganarse su apoyo.
  • No aprovechar el conocimiento de los demás trabajadores es un auténtico derroche.
  • Cuando el líder se enfrenta a un problema comienza por informarse a fondo, por conocerlo en profundidad (con independencia de que en ocasiones recurra al asesoramiento de expertos).
  • El líder no dará nunca nada por sentado; analizará todo, hasta los pequeños detalles, con sentido crítico.
  • Además, el líder es una persona que se preocupa muy especialmente por la formación de sus colaboradores, así como por la de todos los empleados de la empresa.
  • El líder favorecerá una cultura que fomente la formación, facilitando aquella ayuda que sea posible: organizando cursos, concediendo ayudas, valorando (premiando) la formación del empleado en su avance profesional.
PorJosé Villarroel

¿Qué hace y qué no hace un coach?

MANUAL DEL LÍDER COACH

La disciplina del coaching es una tendencia actual en el ámbito de la superación personal y profesional. Muchas personas y organizaciones ya utilizan este tipo de técnicas o entrenamientos para mejorar su rendimiento y sus habilidades en el día a día.

El coaching es un conjunto coordinado de acciones orientadas a mejorar el desenvolvimiento de una persona, de manera que llegue a alcanzar su pleno potencial o que redefina la perspectiva acerca de su potencial. Es un tipo proceso interactivo de transformación personal en el que un coach (entrenador) y coachee (cliente) trabajan por mejorar los resultados de la persona y conseguir diferentes logros y metas en el apartado personal y profesional.

OBJETIVOS DEL COACHING

  • Gestionar resultados
  • Ver más allá y considerar nuevas opciones
  • Autoconocimiento y superación personal
  • Mejorar la comunicación y relaciones personales
  • Establecer objetivos de vida y objetivos profesionales
  • Identificar caminos para conseguir tus metas
  • Mejorar la productividad y gestión del tiempo
  • Desarrollar nuevas habilidades

¿Qué es un coach?

El significado de la palabra coach es “entrenador”, y en la disciplina del coaching hace referencia a la persona encargada de ayudar a otro a aprovechar al máximo sus posibilidades para conseguir los objetivos que se proponga. De esta forma, el coach es un profesional que utiliza una serie de técnicas y herramientas que pretender sacar el máximo rendimiento de cada una de las personas para que puedan alcanzar unas metas definidas.

¿Qué hace y qué no hace un coach?

La labor del coach no es dar consejos, el coach escucha a su pupilo y hace de espejo para que sea el propio cliente el que sea capaz de obtener esos resultados.

El trabajo del coach se centra, no tanto en los problemas del cliente, si no en las oportunidades de mejora que se deben de aprovechar. Hay que tener en cuenta las siguientes observaciones:

Un Coach no trata patologías, cuando su cliente da señales de conflictos psicológicos lo deriva a un psicólogo o a un psicoterapeuta profesional. Sin embargo, considerando cada caso en particular, una persona puede trabajar con ambos profesionales en forma simultánea, dado que sus dominios de intervención son diferentes.

Un Coach parte del supuesto que el cliente cuenta con los recursos necesarios para su desarrollo, superación de límites o situaciones de estancamiento, el Coach es su acompañante en el proceso, proponiendo actividades de reflexión, análisis y creación, para que el cliente mismo genere los medios que le habiliten diseñar su camino y transitar en el.

El Coach no enseña ni aconseja, esta es una de las principales diferencias con otras disciplinas que priorizan la transmisión de conocimiento.

El Coach no da soluciones, ayuda a aprender en lugar de enseñar. El cliente no aprende del Coach, aprende de sí mismo.

Un Coach actúa como facilitador para que su Cliente cuestione su realidad y descubra que es lo más conveniente para él.

En un proceso de Coaching la relación Coach-Cliente, es una alianza entre iguales que se basa en la confianza y el respeto mutuo, donde ambos están asociados en el logro de objetivos concretos, elegidos únicamente por el Cliente.

¿Qué hace falta para ser coach?

Para ser un coach, lo primero que hace falta es vocación. La vocación y la pasión que sientes por lo que haces es una de tus grandes herramientas cada vez que estás con un cliente.

Formación, haber pasado por un proceso de formación en una escuela de coaching que sea riguroso, metódico y transformador, que consiga que realmente integres y adquieras las habilidades, conocimientos y actitudes del coach.

El tercer ingrediente para ser un coach es haber recorrido un importante proceso de desarrollo personal, haberte convertido en tu mejor versión, haber superado muchos de tus miedos y creencias limitantes y estar dispuesto a poner toda esta transformación al servicio de tus clientes.

No hay que confundir esta transformación con cualquier tipo de perfección. Sino más bien con un proceso continúo de desarrollo y mirada interior.