Archivo anual 2020

PorJosé Villarroel

La Influencia Personal Positiva

La Influencia Personal Positiva es un verdadero reto para el líder organizacional.  Consiste en impactar en la actitud y motivación de los seguidores  a través de un liderazgo estimulante, a través de las ideas, mediante una visión estratégica e innovadora, a través de expresiones de confianza y el manejo adecuado de las emociones.

Al estar al frente de las personas, su equipo le estará observando: si usted es un líder positivo, ellos seguirán su ejemplo:

Por el contrario si eres un líder o una persona que constantemente se mantiene  de mal humor, expresando quejas o criticando,  contaminarás negativamente a tu equipo.

Por otro lado, el líder establecerá un buen ejemplo al optar una comunicación impecable,  asumiendo sus responsabilidades, dando retroalimentación efectiva  y mostrando coraje gerencial al tomar decisiones impopulares cuando sea necesario.

Cómo líder Organizacional debes  entrenarte para ver lo positivo de las personas y de la vida, pensar positivo, expresar tu optimismo, tu entusiasmo, tu confianza en ti mismo y en las personas del equipo.

Para llegar a ser un líder o una persona con Influencia Personal Positiva muchas veces tendrás que eliminar  lo que  te molesta, te obstaculiza y te impide desarrollar un estilo positivo natural.

El liderazgo positivo es el más fuerte de todos los liderazgos. Asumirlo  por completo  te ayudará a  sobresalir  y llevar una gestión más eficaz con tu equipo o con las personas que te rodean.

¿Quiéres aprender más del Liderazgo , desarrollar tus habilidades para el trabajo organizacional? Te invitamos a la Certificación en Coaching Organizacional y Ejecutivo

¿Estás listo para saber más?

¡Escríbenos hoy para recibir una cotización gratis!

PorJosé Villarroel

¿Cuál es la fuente de las emociones?

Muchas personas creen que tienen que pasar ciertas experiencias para sentir las emociones  de alegría  o bienestar que  desean.

Sin saber que nosotros mismos somos la fuente de todas nuestras emociones; somos los únicos que las creamos.

Por ejemplo, no se dan permiso a sí mismos para sentirse amados o felices, o seguros, a menos que se cumpla una serie de expectativas.

La realidad es tu puedes sentirte como quieras, en cualquier momento que lo desees. No esperes a que aparezca la persona o la situación adecuadas para sentirte  bien. Sólo tú tienes  el poder  de determinar y decidir qué situaciones en tu vida te hacen sentir bien.

Nosotros podemos  establecer en qué momentos y en qué circunstancias podemos sentirnos automáticamente de forma estupenda

La lección es ¡Que no tenemos que esperar a nada o a nadie! No necesitamos ninguna razón especial para sentirnos bien; podemos decidir sentirnos bien ahora mismo, sencillamente porque estamos vivos, o simplemente porque así lo deseamos.